miércoles, 29 de agosto de 2012

"LOTUS ROOT POWDER": CREMA VEGANA DE RAÍZ DE LOTO

Otra de mis entradas raras, raras...dedicadas a productos que se toman "directos del paquete" y que son aptos para veganos. Encontré esta rareza en una tienda de productos orientales, mayormente de China. Ya sabéis que uno puede perderse en esos  pasillos normalmente sin aire acondicionado pero llenos de sorpresas.

La cosa es que yo este producto ya lo había visto varias veces, y ni por asomo quería comprarlo. En primer lugar por el exceso de empaquetado: una bolsa grande que contiene diez o doce minibolsitas, cada una con la dosis justa para una ración...Me suelen dar mucha rabia este tipo de empaquetados...¿Es que nos hemos vuelto tan tontos que no podemos medir nosotros mismos la ración a cucharadas? Pero con vergüenza tengo que decir que esta vez caí en la tentación y no ayudé precisamente al planeta...Ahora intento compensarlo reutilizando las bolsitas para hacer raciones de otras cosas, como té, levadura para pan, etc.

Había un segundo motivo para no comprar el producto: lo que contenían las bolsitas eran unos gránulos que  tenían toda la pinta de ser química pura. Parecidos al té con limón instantáneo que se vende en botes que...ya me perdonaréis, pero me parece un pecado y una falta de gusto tomar eso.

Sin embargo, el último día que entré en la tienda me dio por leer  los ingredientes...y como no vi nada "artificial" (aunque la presentación sí lo era), decidí comprarlo como ya sabéis.

He aquí el paquete por delante y por detrás:


En este caso la traducción (al inglés) no estaba tan mal como otras veces, así que entendí cómo se preparaba, lo cual es importante para conseguir la textura gelatinosa del mejunje.  Luego en Internet confirmé esta preparación, y leí además que según la cantidad de agua hirviendo que se le añada se puede hacer desde una especie de infusión espesa hasta un bloque cuajado, como una especie de flan. Yo hice un término medio, de ahí el nombre que le he puesto a la receta.

Los ingredientes del preparado según se detalla en el paquete, son raíz de loto, semilla de loto, osmanthus y azúcar. El osmanthus es una planta que en España se cultiva como , y que no se nos ocurriría comer...pero que así en paquetito y en  forma de gránulos no da tanto miedo.

( Por cierto que esto me recuerda otra delicatessen oriental que probé recientemente -esta tienda es una mina...-, como una especie de gominolas veganas hechas con raíz de...¡alocasia!  No sé si conocéis la planta, pero aquí en Mallorca se sabe perfectamente que la raíz es tóxica...de hecho mi madre nunca ha podido olvidar al diablillo, compañero de clase, que la convenció para que "la probara, que estaba muy rica"...ni los subsiguientes retortijones. Así que tras haberme comido una gominola por el camino antes de leer los ingredientes...Me puse a leer la Wikipedia pensando que sería lo último que haría...ya poblaban mi cabeza fantasías sobre una inmunidad exclusiva de los chinos a la planta...parecido a que ellos no toleran la leche y nosotros sí...Cuando leí aliviada que la toxicidad desaparece al hervir la alocasia. Al fin y al cabo, también se dice que la patata cruda es tóxica...)

Errrr...¿De qué estábamos hablando? Ah, sí, del osmanthus...no, del polvo de loto...Vamos ya con la...


...PREPARACIÓN

Se pone agua al fuego en una cantidad suficiente para hacer una  taza más o menos. Mientras se pone el contenido del sobre en la taza y se mezcla con agua fría, muy poca, la justa para que se disuelvan los gránulos, lo cual ocurre en el acto.

Una vez hierve el agua, la vertemos con cuidado en la taza mientras vamos removiendo y viendo como instantáneamente la mezcla va espesando hasta quedar así:

Ya veis que queda como un "postre cremoso" de esos de nuestra infancia...al menos de la mía. Aunque lleva azúcar, debe ser muy poca ya que apenas está dulce. Si queremos, se la podemos añadir nosotros; yo creo que  lo mejor sería endulzar el agua previamente para conservar la textura.

¿Qué piensa un vegano al descubrir este producto? Que ha encontrado un sustituto "exprés" del agar-agar, a su vez sustituto de la gelatina, ¿verdad? Al respecto tengo que deciros que tendremos que investigar un poco, ya que mi proyecto de hacer "gelatina" de fruta con esto fracasó. Añadí al agua unas cucharadas de mermelada de arándanos, esperando que se formara una deliciosa crema de fruta...y no fue así. Algo actuó contra el proceso de espesamiento y este no se produjo...¿Fue la fruta, o quizás la temperatura del agua, que descendió? Una lástima...

La utilidad que le encuentro al mejunje es sobre todo ayudar a entretener el estómago entre comidas si estamos cuidando nuestra línea...Cada paquetito pesa tan poco que lleve lo que lleve tiene que engordar poquísimo...incluso si fuera todo azúcar apenas engordaría. La primera vez entra un poco en conflicto con nuestras occidentalísimas papilas gustativas...pero luego uno le coge el gustillo. Y no debe ser tan artificial, porque en Internet se cuentan de él maravillas.  Entre ellas, que es muy digestivo y que antiguamente se enviaba a la casa real china como tributo. Entre sus efectos beneficiosos para la salud, se menciona que "promueve la secreción de saliva y dispersa el calor, estimulando el apetito y regenerando los pulmones, así como tratando la deficiencia de yin y nutriendo la sangre. Por tanto, es especialmente bueno para los niños pequeños, los ancianos y los enfermos..."¡Ahí es nada! Así que creo que tengo una nueva adicción vegana: ¡el polvo de loto!

Se puede tomar frío o caliente.




GOFIO AMASADO VEGANO




Siguiendo con mis experimentos con la harina  para gofio canario,  en la parte trasera de la bolsa viene una receta, la de "gofio amasado con miel, almendras  y pasas", que me llamó la  atención.  Se trata de  una mezcla dulce a la que se da forma de bolitas y que se come  tal  cual, sin cocer; es, pues una  receta cruda que había que veganizar  sin excusa.

Más que nada por seguridad, quise comprobar que lo de no hornear los ingredientes no fuera un error...así que busqué en Internet recetas de gofio amasado y vi que, efectivamente, si bien las recetas variaban en ingredientes, todas tenían en común que no se cocinaba.  Así pues omití las pasas (porque no las  tenía en ese momento), sustituí la miel por jarabe de ágave, el azúcar por panela y me arriesgué a añadir los ingredientes  en proporciones "a ojo": la receta del paquete era para.... ¡Un kilo de harina!, así que era muy difícil conservar  exactamente las proporciones. 

Yo quería hacer muy poca cantidad:por los ingredientes ya me veía  capaz de darme un atracón...y en estos casos lo mejor  es tener poco a disposición.Pero tuve suerte: ¡La receta salió bien! Así que os  doy las cantidades tal como lo hice y, entre paréntesis, las cantidades de la receta original, por si queréis hacer gofio amasado para un regimiento.



INGREDIENTES

50g de gofio; es decir, lo que yo llamo harina para gofio (original: 1kg de gofio)
1/4 de taza  (unos 60ml) de agua (original 1.5l de agua)
20g de  almendra molida (original, 150g)
2 cucharadas de sirope de  agave (original, 500g de miel)
20g de panela (original, azúcar al gusto)

La verdad es que con estas cantidades salen poquitas bolas; creo recordar que unas doce. Si se doblan o triplican las cantidades se obtendrá una cantidad más razonable, sin llegar a los excesos de la receta original.

PREPARACIÓN

Aunque en la receta original había que entibiar el agua para que la miel se disolviera en la misma, en nuestro caso no será necesario, ya que el sirope de ágave es muy clarito y simplemente tendremos que unirlo al agua a temperatura normal. Después añadí la panela y la almendra, y finalmente el gofio, hasta que se formó una masa con consistencia.



 Le di forma a la masa....



...y, como toquecillo personal, mezclé un poco más de panela y empapé la masa por fuera; luego formé las bolas(mejor hubiera sido empaparlas una vez ya formadas) y las rebocé con un poco más de almendra, que en la foto ha salido tan blanca que parece coco.





La verdad es que me alegré de haber hecho tan pocas, porque están tan buenas que "no puedes comer sólo una"...Calculé las calorías aproximadas y cada una sólo aporta 40...así que yo creo que nos podemos comer tres o cuatro, ¿Verdad? Tal como yo las hice no salen muy, muy dulces, y a mí me gustaron.

El gofio que utilicé es el que está a la derecha en la foto. Contiene trigo, maíz, garbanzos, arroz, mijo, cebada, avena y soja y lo compré en Tu Canarias.


Espero que os guste la receta y que la probéis.

martes, 21 de agosto de 2012

ACEITE DE OLIVA AROMATIZADO

Esta será una entrada muy breve y simple; solamente para enseñaros algunos de mis aceites aromáticos; éstos los he fotografiado nada más hacerlos para que lucieran mejor; lo cual significa que aunque la hierba se vea más lustrosa que lo que se verá dentro de unas semanas, todavía tenemos que esperar a que se infusionen bien los aromas.



Siempre tengo unas cuantas botellas con aceite de oliva virgen con hierbas u otros condimentos. Me es útil especialmente el de ajo, ya que me evita tener que sofreír ajos al estar ya el aceite aromatizado con este bulbo.

En la foto superior podéis ver los que he hecho hoy: de albahaca, hierbabuena  y ajo uno;y de romero, tomillo y ajo el otro.

Y en esta foto aparece también el de ajo, aunque no se aprecia casi nada al estar en botella oscura. No hace falta renovar los ajos cada vez que se nos acaba el aceite, ni mucho menos; los mismos nos sirven para al menos siete u ocho veces.

Os aconsejo hacer los aceites con las hierbas frescas, naturalmente, y guardarlos para usarlos cuando no es la época de las mismas...para hacer un "pesto" sólo con nueces, piñones y aceite, por  ejemplo...La hierba de la botella no se suele usar al haber perdido su aroma una vez impregnado el aceite del mismo.

Por supuesto, imprescindible usar aceite de oliva virgen extra, aunque no hace falta gastarse demasiado dinero y hasta sirve uno de marca blanca...ya que lo que dominará será el sabor de la hierba y se perderán los los "matices de cata" del aceite, como si dijéramos.



SALCHICHAS VEGANAS CON GOFIO CANARIO

Unas salchichas muy nutritivas y a la vez ligeras, ya que aportan unas 100 calorías cada una. Como novedad, entre los ingredientes se cuenta la harina para gofio canario, aunque no la tradicional sino otra mucho más completa, pues lleva cereales y legumbres, entre ellas soja.





INGREDIENTES para unas ocho salchichas

50g de gluten de trigo
20g de pan rallado con hierbas
100g de espelta partida (bulgur de espelta integral)
15g de levadura  de cerveza nutricional u ordinaria
50g de harina para gofio
10g de lecitina de soja
10g de caldo de verduras en polvo
2g de condimento especial para pollo
10g de Shiro Miso
50g de tomate frito casero o de calidad
150ml de agua

ELABORACIÓN

Juntamos todos los ingredientes secos y añadimos el agua para formar una masa




Formamos las salchichas y las envolvemos en papel de aluminio ligeramente engrasado con aceite de oliva.

Las hacemos al vapor durante unos 40-50 minutos; dejamos entibiar un ratito y ya las podemos desenvolver.

Las podemos consumir directamente o guardarlas para luego asarlas o cocinarlas de cualquier modo.
Están muy ricas y la textura es muy agradable, muy blandita.

La mezcla para gofio que usé es la de la derecha.



jueves, 9 de agosto de 2012

"MIGAS" VEGANAS

El nombre de la receta es totalmente arbitrario...pero es verdad que el aspecto y la textura de este plato se asemejan mucho a las típicas migas...


El origen del invento fue el calor: no sabía qué cocinar y de hecho tenía planeado salir a comprar tempeh o algo parecido...porque el día anterior había tomado muy pocas proteínas. Pero al final me acobardé, no salí...y eché mano de la despensa.
Para hacerlo utilicé mi cocedor de arroz, que es lo único que uso para hacer no sólo arroz sino también cereales y hasta pastas. No sé exactamente cómo se haría de la manera convencional, pero supongo que cocinándolo hasta que se consumiera el líquido. No es muy importante la cantidad de éste, de hecho yo no lo medí.
Sólo tengo esta foto porque, la verdad, no creía que saliera nada extraordinario del invento...de hecho la foto es de cuando ya me había comido la mitad del plato.

INGREDIENTES  para 2 personas (o una con mucha hambre)

25g de quinoa
25g de cebada perlada
25g de gluten de trigo
25g de proteína de soja de la "pequeñita"
20g de bulgur de espelta
Caldo vegetal al gusto
Sal, pimienta y especias al gusto (yo usé las especias indias "Pav Bhaji Masala")

ELABORACIÓN

Si el caldo vegetal es en polvo, lo disolvemos en un vaso de líquido, añadiendo la sal, la pimienta y las especias.
Ponemos todos los ingredientes en el cocedor de arroz u olla, vertemos el caldo de manera que cubra bien (añadimos más agua si es necesario) y dejamos hacer tapado hasta que se haya absorbido.

Y ya está.




HAMBURGUESAS VEGANAS "CAMUFLAJE"

Las he llamado así porque se  mimetizan completamente cual camaleón si las dejo encima de mi encimera de granito.


Son bastante completas, pues llevan legumbres, granos, semillas y hortalizas.

INGREDIENTES para cuatro hamburguesas medianas

Una  taza (volumen de 250ml) de judías negras cocinadas en agua y sal
Media taza de copos de avena suaves
Dos cucharadas de Shiro Miso
Tres cucharadas de untable de berenjena casero (el mío llevaba berenjena, pistachos, cilantro, perejil, aceite de oliva y especias; se puede usar simplemente berenjena asada triturada con su piel)
Un puñadito de okara (resto sólido que queda de hacer la leche de soja casera; se puede sustituir por tofu)
Dos cucharadas de pan rallado con hierbas
Una cucharada de salsa barbacoa vegana
Dos cucharadas de semillas (por ejemplo lino, sésamo, calabaza y girasol)

PREPARACIÓN

En un bol mediano mezclamos todo de manera que se combine bien y al mismo tiempo se aplasten un poco las judías


Luego les damos la forma que prefiramos; podemos hacer croquetas, hamburguesas...



 Es muy útil, las formemos simplemente con las manos o con molde, que lo hagamos ayudándonos de papel film, que nos ayudará a manejarlas mejor hasta que nos las comamos.


Se conservan en la nevera hasta el momento de comer; entonces podéis elegir entre tomarlas frías tal cual (puesto que todos los ingredientes o están cocinados o se pueden tomar crudos)
o hacerlas al horno o, con mucho cuidado, en una sartén. Para el horno yo uso círculos individuales de papel de horno, algo más grandes que la hamburguesa, que luego utilizo para llevarlas al plato, porque si las intentamos coger con la espátula aún calientes se nos pueden destrozar.

Si les queremos dar un toque "frito" las untamos bien con aceite antes de ponerlas al horno.  

jueves, 2 de agosto de 2012

PASTEL VEGANO DE PLÁTANO DE ROBIN ROBERTSON

Esta receta es de mi  biblia vegana ,que nunca me canso de alabar. Originalmente se llama Banana Walnut Cake, pero yo lo he transformado en un riquísimo Banana Hazelnut Cake, es decir, con avellanas en lugar de nueces. Os doy la receta con las cantidades que yo usé, ya que lo hice más pequeño.



1 taza de harina de fuerza
1 cucharadita y media de polvos de hornear (levadura para bizcochos)
1/2 de cucharadita de canela
Una pizca generosa de sal
1/4 de taza de bebida de soja con sabor de vainilla
1 plátano grande y maduro
1/8 taza (culito de vaso) de aceite de girasol o similar
1/2 taza escasa de panela (o azúcar normal)
1 cucharadita de esencia o extracto de vainilla
Un puñadito de avellanas (yo las usé crudas y con piel) groseramente trituradas.
Opcional: mermelada para cubrir y hojas de menta o albahaca para decorar

PREPARACIÓN

Sobre un bol mediano pasamos los ingredientes secos  menos el azúcar (harina, levadura, canela y sal) por un colador fino para que se aireen. Es decir, los cernimos.
Aparte, con una batidora  o trituradora, procesamos el plátano, la leche de soja, el aceite, el azúcar y la vainilla hasta que esté bien integrado todo. Lo vertemos todo en el bol (bueno, todo no, dejamos un poco para rebañar porque está riquísimo y al no llevar huevo es seguro 0% salmonela...) y mezclamos con mucho cuidado, sin batir. Luego añadimos las avellanas.
Ponemos en un molde engrasado y/o forrado con papel de horno (podemos nuevamente reservarnos algo para el rebañe...) y hacemos en horno medio-alto durante unos 35 minutos, como cualquier bizcocho.
Dejamos entibiar en el moldo 10-15 minutos, y ya podemos desmoldar y cortar.


Ideal bien frío, incluso al día siguiente sacado de la nevera, con algo de mermelada de ciruela.


ENROLLADO DE PASTA FILO CON SOBRAS

Será con sobras, pero estaba riquísimo. Incluso con poco aceite en la pasta filo (ya que estoy cuidando un poco la línea...) salió muy  bien. Ideal si estamos un poco cansados de comer seitán tal cual...ya que queda totalmente disfrazado en la receta. También para dárselo a alguien que se niega totalmente a comer seitán...sin decírselo hasta que se lo ha comido, claro.

INGREDIENTES (para 2/3 personas)

Tres láminas de pasta filo vegana (aunque siempre lo suele ser)

Media taza de restos de arroz (el mío llevaba arroz integral, cebolla, tomate, cúrcuma y setas variadas. Os sirve cualquier resto de "paella vegetariana" que tengáis por ahí, aunque esté hecha con otro cereal)

Media tacita de "fritada" comercial, o de cualquier salsa  con tomate, cebolla..

Una cucharada de levadura de cerveza nutricional

Una cucharada de Shiro Miso

Media cucharada de aceite de oliva

Dos medalloncitos de seitán casero (entre 50 y 100g aproximadamente)

PREPARACIÓN

Descongelar la masa filo si  es necesario (la mía es refrigerada).
En la picadora triturar el seitán  con el miso, la levadura y la fritada; no hace falta que quede muy pastoso.
Añadir el arroz
Colocar las láminas de masa una sobre la otra (opcionalmente podéis irlas untando cada una con aceite adicional), encima el relleno y enrollar al gusto. Yo siempre hago un cilindro y luego cierro los extremos con palillos.




Untar con el aceite
Hacer al horno precalentado a temperatura media; vigilar que no se queme porque se hace rápido. Retirar los palillos enseguida que podamos hacerlo sin quemarnos, y cortar en porciones.


Servir con ensalada al gusto como hemos visto en la primera foto.

COLADA DE MÁCHICA VEGANA

Otro de mis descubrimientos en mis andanzas por comercios con productos de otros países...en este caso es un producto sudamericano, o más bien una manera de prepararlo propia de estos países, puesto que lo que contiene el paquete es simplemente harina de cebada tostada. Yo la compré para añadirla a la masa del pan pero luego vi que detrás llevaba una receta...así que me apresuré  a veganizarla y el resultado ha sido muy bueno.
Aquí tenemos el paquete. El único ingrediente es la cebada y está hecho en Ecuador.

En la parte de atrás tenemos la información nutricional muy bien detallada; naturalmente es  una harina integral, pura, y por tanto muy beneficiosa; destaca su aporte de hierro y niacina.

La receta es la típica que se hace con esta harina, según he visto yo luego investigando en Internet: "colada de máchica con leche". Yo la he hecho con leche de soja y me ha quedado soberbia...se parece a la leche con cereales de esos que se compran en bote, listos para disolver como el café soluble...Pero ni punto de comparación en el sabor ni en la textura: la colada es mucho mejor. Sólo que lleva más tiempo prepararla, pero vale la pena; además se puede hacer en más cantidad y guardarla en la nevera; puede tomarse fría, tibia o caliente y más o menos azucarada según guste.

Vamos ya con la receta y el proceso: daré las cantidades para una persona; se pueden multiplicar al gusto.

Primero tenemos que disolver una cucharada de máchica en una taza generosa de leche de soja. Para ello, mejor primero disolver con un batidor de varillas no muy grande, en un  tazón, la máchica en una cantidad menor de leche.

Una vez la tengamos sin ningún grumo (muy importante), añadimos el resto de la bebida de soja y añadimos media cucharadita de canela y una cucharada de panela. Entonces lo ponemos a fuego medio y removiendo con mucha frecuencia esperamos a que empiece a hervir.

A partir del momento en que empiece a hervir, bajamos un poco el fuego y contamos diez minutos removiendo  despacio continuamente. Al cabo de ese tiempo se habrá espesado y reducido un poco.

En esta foto de la colada en el medidor se aprecia más: usé un medidor entero (250ml) de leche de soja y al final resultó esto:

La hice por la noche y mi idea era dejarla enfriar y tomarla por la mañana, pero ya tibia la probé y estaba tan rica que no llegó la pobre a la noche... Así que os la recomiendo vivamente y por supuesto la próxima vez la haré en más cantidad.




CREMA O LECHE DE COCO INSTANTÁNEA PARA LACTOVEGETARIANOS

Inauguro una sección, Directo del paquete, que tenía en mente ya hace bastante tiempo. Se trata de poner aquí productos preelaborados que los vegetarianos podemos estar seguros de consumir. Unas veces serán productos veganos, otros ovo- i/o lacto- vegetarianos; siempre lo indicaré.

 Se trata de productos que requieren muy poca preparación y que nos pueden sacar de un apuro; otras veces serán productos exóticos que me han sorprendido...veremos cómo queda esta sección.
En principio he mirado cuidadosamente las etiquetas para comprobar que son aptos para veganos o vegetarianos según el caso; sin embargo rogaría que si veis algun fallo; por ejemplo algún aditivo que sea no apto y que yo no lo sepa, me lo comentéis.

Hoy os voy a hablar de la crema de coco instantánea, que es apta para lactovegetarianos. La he encontrado en un comercio de productos exóticos, orientales.

Con la crema o leche de coco yo tengo el problema de que siempre tengo que tirar la mitad del bote si no quiero consumirlo en tres días...La leche de coco la añado en cantidades moderadas, y no me gusta echarme al gaznate tanto producto en tan poco tiempo: porque es muy calórico y porque la grasa de coco tampoco es que sea la grasa ideal.

Con estos sobres lo tengo solucionado; además saben muy bien, como el producto líquido procedente de la lata, y nos permiten jugar con la consistencia y con los sabores...diluirlo por ejemplo no en agua sino en leche vegetal; o no diluirlo, sino utilizarlo para enriquecer alguna salsa.

Ésta es:



 Sus ingredientes son: crema fresca de coco, jarabe de glucosa, caseinato sódico (el ingrediente que la hace no apta para veganos), dióxido de silicio y fosfato dipotásico



Al abrir el paquete...





Y ya disuelta:




La verdad es que considero una lástima que contenga caseinato; yo misma estoy ahora en transición hacia el veganismo y ya no consumo huevos, además de aplicar a mi vida la filosofía de no usar nada de procedencia animal para vestir, calzar...no acudir a espectáculos con animales, etc. Los lácteos son todavía mi asignatura pendiente;  la leche de  vaca la consumo ya muy poco pero el queso,  que siempre fue mi pasión, todavía me puede muchas veces. Pero creo que estoy en el camino para conseguirlo, con lo que entonces este producto ya no lo podré consumir. Habrá que investigar alguna alternativa vegana.

CREMAS FRÍAS DE VEGETALES: LO MEJOR PARA EL VERANO

Para mí ha sido un gran descubrimiento: cremas frías que se hacen en un momento sin que ningún ingrediente pase por el fuego; he experimentado mucho en estos últimos días y la mayoría me han parecido riquísimas. Son de sobras conocidas por los crudiveganos...pero para mí han sido una novedad; me he ido inspirando en diferentes recetas de la web y todas me han dado buenas ideas.
Una de ellas es utilizar siempre un poquito de grasa en la receta para que resulte más sabrosa; de paso, para que sea más nutritiva, yo suelo usar aguacate (medio o uno, según la cantidad de crema que preparo) o nata vegana; la que más me gusta es la de espelta. También leche de coco, que le da un sabor muy especial, o simplemente aceite; estas sopas son una buena manera de tomar nuestra dosis diaria de Omega 3 y 6 si estamos tomándola en forma de aceite de cáñamo, por ejemplo.
Otras cosas que casi siempre suelo añadir es una o dos cucharadas de levadura de cerveza nutricional y una cucharada de Shiro Miso. Y ocasionalmente lo aromatizo con alguna hierba como albahaca, eneldo, menta o por supuesto mi amado cilantro.
El procedimiento es poner en vuestra trituradora, batidora o vaso para batir los vegetales a trozos, los complementos, sal al gusto  y agua en cantidad suficiente para que se forme una crema a nuestro gusto; unos la preferirán más clara y otros más espesa.

Os doy algunas ideas para hacer cremas y abajo pongo fotos de cómo quedan y cómo se pueden presentar.
Las cantidades y proporciones, al gusto. En todas puede añadirse opcionalmente levadura de cerveza y miso.

-Puerro, manzana, cebolla tierna, aguacate, menta.
-Tomate, cebolla, pepino, nata vegetal, pimienta
-Calabacín, manzana, puerro, cebolla, ensalada variada (lechuga, rúcula, canónigos...), aguacate, zanahoria, eneldo.

En fin, que las combinaciones son infinitas.


Queda muy bonito servido en la piel del aguacate, adornada con algo de  hierba entera y espolvoreada con semillas, sal del Himalaya o similar...
Si no nos apetecen frías las podemos calentar muy lentamente sobre el fuego para que no pierdan propiedades.